20 cosas que (quizá) no sabes de “Alicia en el país de las maravillas”

1 Jan 2016

Hace unas semanas se celebró el 150º aniversario de la publicación de “Alicia en el país de las maravillas”. Sí, eso lo sabes. Es la obra más conocida del matemático Charles Lutwidge Dodgson, que también era clérigo –¿eso lo sabías?–, cuya protagonista viste un icónico vestido azul que, en realidad, originalmente era rojo. Eso igual ya no lo sabías. Y muchas otras cosas más…

 

01. Lewis Carroll es un pseudónimo

Dodgson decidió recurrir a un pseudónimo para preservar de esta forma su privacidad cuando empezó a colaborar en un buen número de revistas cómicas y literarias. También escribió libros sobre matemáticas, álgebra y lógica.

 

02. El autor se inspiró

en una niña real

Carroll creó y escribió el cuento para Alice Liddell, de diez años, una de las tres hijas del deán del Christ Church College, de Oxford (una especie de colegio mayor que comparten estudiantes y profesores de una universidad, similar a las casas de Howarts de Harry Potter), en el que vivía la familia y el propio escritor, ya que trabaja como profesor. La historia surgió como un cuento para entretener a las hermanas Liddell (Lorina, Alice y Edith, de 13, 10 y 8 años) durante un paseo en barco por el Támesis en dirección a Godstow, donde iban de picnic. Las niñas se aburrían y pidieron a Carroll que les contara una de sus historias. Fue el 4 de julio de 1862. El cuento entusiasmó a las niñas. Ante la insistencia de Alice, cuatro meses después decidió empezar a escribirlo. El escritor le regaló el manuscrito, con sus propias ilustraciones, a Alice Liddell en la Navidad de 1864.

 

03. Carroll hizo las primeras ilustraciones del libro

Unos meses más tarde, el autor decidió publicar la obra con la editorial Macmillan and Co. Y aunque el libro es famoso también por las ilustraciones de John Tenniel, que fijó la iconografía de los personales, en un principio Carroll decidió realizarlas él mismo. Pero le llevaba tiempo hacer los dibujos que finalmente decidió buscar un ilustrador de prestigio para la edición del libro, Tenniel.

 

04. Era un experto fotógrafo

Aunque nunca se dedicó profesionalmente a la fotografía, Lewis Carroll tenía su propio estudio de esta "nueva tecnología" y un portfolio que superaba las tres mil imágenes de todo tipo (paisajes, retratos, animales, pinturas, bodegones...), de las cuales prácticamente la mitad son de niñas, muchas de ellas de Alice Liddell y sus hermanas.

 

05. Otra niña amiga de Carroll pudo

inspirar la ilustración de Alicia

El escritor entregó al ilustrador de la primera edición, Tenniel, algunas de las fotografías realizadas a otra niña amiga suya, Mary Hilton Badcock, para que las utilizara como modelo para el personaje de Alicia. No está confirmado que lo hiciera, pero la niña y la ilustración se parecen.

 

06. Acusado de tener inclinaciones pedófilas

La preferencia del escritor por la compañía de los niños, y especialmente de las niñas, sigue siendo muy controvertida. Le gustaba disfrazarlas y hacerles fotografías, en ocasiones desnudas o semidesnudas. También fue muy controvertida su relación con Alice. El escritor mantuvo una estrecha relación de amistad con la familia, que se rompió súbitamente en 1863. Nunca se supo el motivo. Algunas fuentes lo vinculan a una ‘relación inadecuada’ de Carroll con Alice, en la que no se descarta la ‘pretensión amorosa’ hacia la niña o su hermana mayor, Ina (Lorina). Pero nunca se ha probado. Y aunque el autor dejó profusión de documentación biográfica, cuatro de los 13 volúmenes de sus diarios desaparecieron sin motivo, y las páginas del diario que coinciden con la fecha de la ruptura entre Carroll y los Liddell fueron arrancadas por su sobrina.

 

 07. El propio Carroll

pagó la primera edición

El propio Lewis Carroll corrió con los gastos de la primera edición de “Alicia en el país de las maravillas”, y tenía capacidad de decisión sobre la impresión. Pidió, por ejemplo, que la cubierta del libro fuera roja, en vez del verde habitual utilizado por Macmillan para sus libros. También dio indicaciones muy precisas al ilustrador, tantas, que Tennel estuvo a punto de rechazar el encargo de ilustrar la secuela.

 

 

08. La primera edición se retiró por ‘mala calidad’

El libro fue publicado en mayo de 1865 por la editorial Macmillan and Co., titulado “Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas”, con una tirada de 2.000 ejemplares. Pero el ilustrador, indignado por la “calidad vergonzosa” de la edición, impresa en Oxford, en Clarendon Press, pidió que se parase la impresión y se retirara. Los pocos ejemplares que llegaron a encuadernarse se regalaron a hospitales y orfanatos. La obra no se comercializó en Inglaterra, pero el editor neoyorquino Appleton compró la tirada –que estaba impresa pero sin encuadernar–, cambió la portada y publicó la primera edición. El 11 de noviembre de 1865, a tiempo para Navidad,  salió la ‘segunda’ edición, primera en Inglaterra, pero con fecha de 1866. En esta ocasión, ya impresa en Londres.

 

09. El título original fue “Las

aventuras de Alicia bajo tierra”

La editorial Macmillan publicó en 1886 una edición facsímil del manuscrito original de Lewis Carroll (se lo tuvo que pedir prestado a Alice Liddell, a quien se lo había regalado el autor) con el nombre original de “Las aventuras de Alicia bajo tierra” ("Alice's adventures under ground").

 

10. Se ha pagado un millón y medio de dólares por una primera edición

Sólo se conservan 23 copias de la primera edición, seis pertenecen a coleccionistas privados y el resto están en diferentes bibliotecas. En 1998 se subastó uno de esos ejemplares, que fue adquirido por 1,5 millones de dólares, la cifra más alta pagada por un libro para niños. Mantuvo el récord hasta 2007, cuando un coleccionista pagó 3,98 millones de dólares por una de las siete copias hechas a mano de “Los cuentos de Beedle el Bardo”, de J.K. Rowling. El ‘coleccionista’ fue Amazon.

 

11. La entrada al ‘país de las maravillas’ se encuentra en Oxford

Concretamente en Christ Church College, según la escritora Jenny Woolf, autora de “Los misterios de Lewis Carroll”. En los jardines que rodean el colegio donde Carroll fue alumno y profesor, y donde la verdadera Alicia jugaba con sus hermanas, hay una pequeña puerta verde que podría haber servido de inspiración para la historia. También hay un árbol de grandes dimensiones similar al que aparece en el libro.

 

12. El personaje Dodo

podría ser el propio Carroll

En el segundo capítulo, “En un mar de lágrimas”, Carroll recrea un episodio ocurrido en una de sus excursiones con las hermanas Liddell y el reverendo Duckworth que solía acompañarles, cuando les sorprendió un chaparrón en uno de sus paseos en bote: Dodo sería el propio escritor; el revendo, el pato; y Lorina y Edith Liddell, el loro y el aguilucho. El personaje del conejo blanco, siempre muy ocupado, siempre con prisas, podría estar inspirado en el padre de las niñas, Henry Liddell, el deán (una especie de decano religioso) de Christ Church College.