Las dos tumbas de Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe (1809-1849), el poeta romántico norteamericano por excelencia, no se contentó con vivir una vida tumultuosa, trágica y empapada en tremendismo, sino que en la muerte tampoco fue capaz de descansar en paz, al menos en sus primeros años de descanso eterno.

 

Poe murió la noche del 6 al 7 de octubre de 1849 literalmente "tirado" en las calles de Baltimore (Maryland, Estados Unidos), tras un episodio más de delirios y alcohol. Uno de los mayores escritores norteamericanos del siglo XIX murió casi en la indigencia, alcoholizado y mentalmente perjudicado. Tenía solo cuarenta años de edad, pero podía aparentar veinte más sin ningún problema.

 

El autor de "El cuervo", "El gato negro", "El extraordinario caso del Sr. Valdemar", "El pozo y el péndulo", etc., fue enterrado al día siguiente, 8 de octubre de 1849, a las cuatro de la tarde, en el cementerio de Westminster, en lo que hoy forma parte de la Facultad de Derecho de Baltimore. No hace falta decir que tanto la tumba como el féretro no podían ser más humildes (el ataúd no tenía asas, ni inscripción alguna), y además tuvieron que ser pagados por alguno de los pocos amigos que tenía el pobre Edgar. Por no tener, no tenía ni lápida, pues la que había comprado su primo Neilson Poe había quedado destrozada al descarrilar un tren al lado del almacén de piedra donde se guardaba. Durante veintiséis años, la tumba de Edgar Allan Poe estuvo marcada por un bloque de piedra en el que solo se leía "N˚80"...

 

¿Y el funeral? Duró tres minutos, pues el reverendo que lo ofició consideró que no merecía la pena pronunciar un sermón al asistir menos de diez personas a la ceremonia, en un día gris y lluvioso del frío otoño de la costa este de Estados Unidos. Decir patético es poco.

 

El 1 de octubre de 1875, el mundo de la literatura hizo "justicia" a Edgar Allan Poe y, gracias a los esfuerzos principalmente del poeta norteamericano Paul Hamilton Hayne, los restos del escritor, poeta y periodista nacido en Boston fueron trasladados, dentro del mismo cementerio, a un enclave mucho más digno. La nueva tumba fue "inaugurada" el 17 de noviembre de aquel mismo año, con la presencia de varias de las más altas autoridades de Baltimore. Por fin un "entierro" digno para el gran Poe.

 

 

Diez años después, los restos de su amada y joven esposa, Virginia, junto a los de la madre de esta, Maria Clemm, fueron enterrados junto a los de Edgar Allan, a la vez que se erigía el monumento que hoy preside la tumba de uno de los escritores norteamericanos más influyentes de la historia de la literatura. En el lugar de la tumba original, a tan solo unas decenas de metros de la actual, se colocó una lápida conmemorativa presidida... por un cuervo. 

 

 

 

Con este post "inauguramos" oficialmente EDGAR ALLAN BLOG, una "biblioteca" de hechos curiosos y reseñables sobre el mundo de la literatura que tendrá actualización diaria en poebooks.club. Esperamos que os guste y participéis con vuestras críticas y comentarios...

 

Please reload

Posts destacados