Poe, tumba de mal asiento

La desgraciada y trágica vida de Edgar Allan Poe (1809-1849), máximo exponente del Romanticismo en la literatura norteamericana, solo se puede comparar a su muerte... y a su enterramiento. Bueno, más bien enterramientos, pues sus huesos conocieron hasta tres tumbas diferentes, e incluso "reposaron" bajo la cama de su biógrafo.

Tumba "actual" de Edgar Allan Poe en una iglesia presbiteriana de Baltimore; sobre ella, Rufus Griswold, enemigo del escritor

LA MUERTE...

No se conoce la causa de la muerte de Edgar Allan

Poe. Las hipótesis se mueven entre el fallo cardíaco y el envenenamiento por mercurio, pasando por rabia, cólera,

tuberculosis o drogas. Y no se trata de meras conjeturas, pues se han realizado multitud de reputados estudios médicos para explicar la muerte del mayor escritor romántico norteamericano.

Pero nada. Que se perdieran todos los registros y documentos médicos, incluyendo el acta de defunción del escritor –si es que alguna vez los hubo– tampoco ayuda. Se ha especulado con la culpabilidad del periodista, crítico literario y rival de Poe, Rufus Griswold, que consiguió quedarse con los derechos de sus obras y escribió la primera e influyente biografía sobre Poe describiéndole como un borracho inestable. Pura difamación como se confirmó con el tiempo. Murió el 7 de octubre de 1849, a los 40 años, después de agonizar en el Hospital Universitario de Washington tras ser encontrado el 3 de octubre deambulando por las calles de Baltimore alterado, angustiado y delirante.

 

EL FUNERAL...

Las exequias se celebraron el 8 de octubre, a las cuatro de la tarde. El día fue “oscuro y gris, sin lluvia, pero medio áspero y amenazador”; y la ceremonia, corta. Duró tres minutos para ser exactos. El religioso que ofició la ceremonia consideró que no valía la pena prolongarla más ante el escaso número de asistentes.

 

EL ENTIERRO...

Poe fue enterrado en un ataúd barato al que le faltaban las manijas, forrado de trapo, en una tumba sin lápida en la parte trasera de la iglesia. Un primo del escritor, Neilson Poe, había comprado una lápida de mármol italiano, pero durante el traslado el tren descarriló y se hizo añicos. Sobre la tumba, una simple marca con un bloque de arenisca en el que figuraba “Nº 80”.

 

...Y LOS REENTIERROS

Pasado el tiempo se olvidó la tumba, pero no al escritor. Numerosas personalidades de Baltimore y de todo Estados Unidos se movilizaron para recaudar fondos y dar una sepultura digna a Edgar Allan Poe. El 1 de octubre de 1875, 26 años después de su muerte, sus restos mortales fueron trasladados a una nueva tumba en la parte delantera de la iglesia y se ofreció una nueva ceremonia el 17 de noviembre a la que acudió Walt Whitman. La tumba, con una gran lápida, incluía un monumento con un medallón con la efigie del escritor. Pero fue colocada en un lugar incorrecto. Se tuvieron que exhumar varios cuerpos hasta encontrar el del escritor. Y lo hicieron, una de las testigos corroboró

que “el cráneo estaba en excelentes condiciones”.

Pero no fue su tumba definitiva.

El cementerio fue destruido, y ante la falta de un familiar que se hiciera cargo de los huesos del escritor, lo hizo su biógrafo, William Gill. Los juntó y guardó en una caja que ocultó bajo su cama durante años. Finalmente fue enterrado en el cementerio de la Iglesia Presbiteriana Westminster, a espaldas de la Universidad de Derecho de Maryland, en Baltimore, junto a los restos de su esposa, la dulce Virginia, el 19 de enero de 1885, el día del 76º aniversario del nacimiento del desdichado escritor norteamericano.

Cada 19 de enero, las siguientes siete décadas, la tumba de Edgar Allan Poe recibió de madrugada la visita de un hombre con abrigo largo y un bastón de empuñadura dorada que dejaba tres rosas y una botella de coñac sobre su tumba. Pero esa es otra historia…

Grabado con el "reentierro" de 1875

Antigua lápida del desgraciado escritor, con las tres rosas rojas y la botella de coñac que nunca faltaban a su "cita" cada 19 de enero...

APOCALIPSIS ZOMBI EN LA LITERATURA
ESCRITORES QUE NO QUISIERON VIVIR
¿DÓNDE ESTÁ
AGATHA CHRISTIE?
AUTORES ENTRE REJAS (próximamente)
Mostrar más