La magia de un libro reside, lógica y principalmente, en sus palabras. Pero también es cierto que nuestro primer contacto con una obra literaria es a través del ojo, que entra en contacto con su portada, con su cubierta. Muertos los vinilos en la música, y con ellos su arte, al menos nos quedan, como siempre, los libros. Iniciamos un repaso por las mejores cubiertas de los libros más conocidos de la historia de la literatura. Y comenzamos a golpe de colmillo, con la mítica novela de Bram Stoker "Drácula" (1897).

INMORTALES CUBIERTAS