Y es que la historia es truculenta. Agatha Christie se encuentra en la cima de su carrera. Acaba de publicar su sexta novela ("El asesinato de Rogelio Ackroyd"), que ha alcanzado un éxito impresionante, está casada con un héroe de guerra británico de la Primera Guerra Mundial (el coronel Archibald "Archie" Christie), y su vida no puede ser –en teoría– más perfecta. Pero parece que la práctica no alcanzaba ni de lejos la felicidad de la teoría.

Porque el coronel Christie distaba mucho de ser un marido ideal. Casados en 1914, May Clarissa Miller –el verdadero nombre de la "madre" de Hércules Poirot– alternaba una trayectoria profesional de gran éxito con una vida conyugal deleznable, casada con un individuo autoritario, cruel y que la llegó a maltratar. Y no digamos ya nada del tema de la fidelidad. En el momento de la desaparición de la novelista, Archie Christie llevaba ya un tiempo "viéndose" con una tal Nancy Neele, e incluso se piensa que ya le había pedido el divorcio a Agatha para poder casarse con su amante.   Fuera por esta circunstancia, agravada por la reciente muerte de su madre, o por alguna otra causa que aún hoy se desconoce, la noche del 3 de diciembre de 1926, tras una nueva discusión con su futuro ex esposo, Agatha Christie huyó de su lujosa residencia en Surrey

–al sudeste de Londres– al volante de su flamante Morris Cowley. Al día siguiente el coche apareció abandonado junto a un lago cerca de Guildford, no demasiado lejos de su residencia, con una maleta llena de ropa. La conmoción en toda Inglaterra fue brutal. El Gobierno destinó 15.000 hombres a la búsqueda de la escritora desaparecida, y hasta Arthur Conan Doyle, el autor de "Sherlock Holmes", colaboró en la investigación.

 

ONCE DÍAS DE ANGUSTIA

Semana y media de angustia vivieron los ingleses en general y los amantes del misterio en particular. Los periódicos, incluido el "New York Times" dedicaban sus portadas un día sí y el otro también a la desaparición de Agatha Christie. Hasta que el 14 de diciembre de aquel año 1926 por fin fue hallada: la novelista estaba alojada en el lujoso hotel-balneario Swan Hydropathic Hotel en Harrogate (Yorkshire), en el norte de Inglaterra, en la otra punta del país. El nombre que dio al llegar al hotel había sido... Teresa Neele (sí, el mismo apellido que la amante de su marido). Agatha estaba bien en principio por fuera... pero no por dentro, porque no fue capaz de recordar por qué estaba allí y por qué había dado un nombre falso. En realidad no recordaba nada de nada, por lo que tuvo que recibir tratamiento psiquiátrico.   Noventa años después del suceso todavía es un misterio la desaparición de Agatha Christie. Muchos piensan que se trató de un ataque de histeria por su triste vida conyugal, si bien la teoría más extendida es que la autora sufrió un ataque de ansiedad que le generó un estado de amnesia total. Agatha Christie nunca habló de aquel episodio en los cincuenta años que le restaban de vida, ni una sola palabra. Los Christie se divorciaron por fin en 1928, Archie se casó con Nancy Neele (con la que convivió el resto de su vida), y Agatha hizo lo propio dos años después con el arqueólogo Max Mallowan, de quien solo le separó la muerte en 1974. Eso sí, siguió utilizando el apellido Christie para su nombre artístico, con el que nos deleitó con obras maestras del género como "Asesinato en el Orient Express" o "Diez Negritos". Escribió un total de sesenta y seis novelas policíacas.

¿Dónde está

Agatha Christie?

En la foto de apertura vemos una inusual imagen de una Agatha Christie en su juventud; encima de estas líneas, la noticia de la "aparición" de la novelista de misterio ocupó todas las portadas aquel 15 de diciembre de 1926; debajo vemos el Morris Cowley de la escritora, encontrado vacío cerca de su casa al día siguiente de su desaparición; y debajo, una imagen clásica de la escritora en sus años de éxito junto a una edición no menos clásica de "Diez Negritos"

Esta pregunta se repitió a diario entre el 3 y el 14 de diciembre de 1926, los famosos once días en que la escritora británica de novelas de misterio literalmente se esfumó. Once días en que la vida de la novelista se fundió con el argumento de una de sus famosas historias.

DESEMBARCO ZOMBI EN LA LITERATURA
ESCRITORES QUE VISITARON LA CÁRCEL
PRIM, LA MOMIA PROFANADA
LA LEY SECA, EL CHOLLO DE CAPONE
Mostrar más