Hablemos de Nacionalismos

El nacionalismo ha venido... y nadie sabe cómo ha sido. ¿O sí? El tema del nacionalismo exacerbado (“autonómico” o “centralista”) no es nuevo, es uno de los episodios históricos más repetidos, en cualquier parte del mundo. La literatura nunca se ha callado, como vemos en este puñado de citas de comprometidos autores.

“El que no ame a su patria no puede amar nada”

LORD BYRON

(1788-1824)

“Amo demasiado a mi país

para ser nacionalista

ALBERT CAMUS

(1913-1960)

“El nacionalista cree que el lugar donde nació es el mejor lugar del mundo; y eso no es cierto. El patriota cree que el lugar donde nació se merece todo el amor del mundo; y eso sí es cierto.”

CAMILO JOSÉ CELA

(1916-2002)

 

“Nuestra

verdadera nacionalidad

es la humanidad

GOETHE

(1749-1832)

GEORGE ORWELL

(1903-1950)

Los nacionalistas no solo no desaprueban los hechos atroces realizados por su bando, incluso tienen una capacidad increíble para ni siquiera oír hablar de ellos.

“El nacionalismo es la extraña creencia de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí”

GEORGE BERNARD SHAW

(1856-1950)

Todo imbécil execrable, que no tiene en el mundo nada de que pueda enorgullecerse, se refugia en este último recurso, de vanagloriarse de la nación a que pertenece por casualidad”

ARTHUR SCHOPENHAUER

(1788-1860)

“"El nacionalismo solo permite afirmaciones, y toda doctrina que descarte la duda, la negación, es una forma de fanatismo y estupidez”

JORGE LUIS BORGES

(1899-1986)

MIGUEL DE UNAMUNO

(1864-1936)

El nacionalismo es la chifladura de exaltados echados a

perder por indigestiones de mala historia.

“El nacionalismo, lo mismo el centralista que los periféricos, es una catástrofe en todas sus manifestaciones”

MARIO VARGAS LLOSA

(1936)

“El orgullo más barato es el orgullo nacional, que delata en quien lo siente la ausencia de cualidades individuales”

H.G. WELLS

(1866-1946)

“Las naciones que ávidamente cultivan la ceguera moral como culto del patriotismo acabarán su existencia en una muerte repentina y violenta.”

RABRINDANATH TAGORE

(1861-1941)